Editorial | Fecha 03

Presentación | Junior vs. DIM

Sacó del medio la ilusión, retumbó más fuerte el sonido de lo vasos que los puristas juran que tienen alcohol, pero están llenos de los mejores relatos. Las prendas sonríen en el alambrado, saben que no destiñen por más que Ponciano se haya retirado hace muchos años.

No sabemos si es buen viento, Dios quiera que no sea buena mar. El oro de la puerta no es tan lindo como lo montañoso de la habitación, el hacha que los mayores escribieron como primer punto en la herencia, hace ver la meta con el cuchillo entre los dientes y la magia que se traslada a las extremidades inferiores.

Crono no descansa, se empeña en sumarle y sumarle fechas al campeonato, es la tercera aparición del consuelo de los tristes, un paraíso que se abre rezando lo que los campesinos saben por la puesta del Sol.

El creador descansó para ver a Ricaurte, la colonia desapareció porque las edificaciones nacen ahora en los pies de Caice. Qué sería del viento sin las hojas, nada porque nadie sabría que sopla.

Vamos, Medellín; te queremos mucho.

Leave a Reply